Home / Madrid / Hospital Enfermera Isabel Zendal: una inauguración para las cámaras

Hospital Enfermera Isabel Zendal: una inauguración para las cámaras

El Hospital Isabel Zendal ha sido inaugurado este martes en un acto que ha congregado a más de un centenar de personas entre autoridades, organizadores y medios de comunicación. Asimismo, al otro lado de la carretera y separados por varios furgones de la Policía Nacional, casi un centenar de personas criticaban a la construcción del proyecto hospitalario ante la falta de personal, estando apoyados por varias personalidades políticas de la oposición.

La agenda marcaba las 11.00 horas como momento del inicio de la celebración, sin embargo, pasadas algo más de las 9.30 horas, a las puertas del nuevo complejo hospitalario, ya se acumulaba más de una veintena de cámaras, redactores y fotógrafos, así como un amplio despliegue de agentes de la Policía Nacional.

Poco después, al otro lado de la calle comenzaban a reunirse los primeros manifestantes convocados por la plataforma de Sanitarios Necesarios. Bajo el lema ‘Menos banderas, menos Valdebebas’, personal sanitario de diferentes hospitales de la Comunidad de Madrid, así como vecinos y otros discrepantes de la construcción del Hospital Isabel Zendal, comenzaban a entonar las primeras consignas: “Vergüenza”, “Sin personal no hay hospital”, “Ayuso dimisión”, “no a la privatización” o “sanidad pública”.

Las primeras autoridades comenzaban a llegar pasadas las 10.30 horas, entre ellas el consejero de Sanidad, Enrique Ruíz Escudero; el viceconsejero de Sanidad y director del Plan Covid, Antonio Zapatero o la directora general de Salud Pública, Elena Andradas. Además, otros consejeros de la Comunidad de Madrid, como Javier Fernández-Lasquetty, Eduardo Sicilia, David Pérez o Marta Rivera de la Cruz también hacían acto de presencia en el nuevo hospital para celebrar y apoyar lo que ha sido descrito como un “hito arquitectónico, de ingeniería y de la construcción”.

Atentos a la llegada de todos ellos y tratando de conversar con las diferentes personalidades de la política madrileña, los medios de comunicación esperaban dispuestos en línea y acordonados por agentes de policía a la aparición de los principales miembros del Gobierno regional, Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, así como al alcalde de la capital, José Luís Martínez-Almeida, y al presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

Era Alfonso Serrano, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid, el primero en pararse ante los medios para ofrecer declaraciones, provocando una carrera de micros, móviles, grabadoras, cámaras de televisión y de fotografías para captar las imágenes y el parecer del popular. Sin embargo, ha sido con la llegada del alcalde madrileño cuando se han producido los primeros encontronazos entre los agentes de policía, quienes trataban de mantener el orden, y los medios de comunicación.

Varios golpes, móviles y abrigos rotos, “enganchones” y algún enfrentamiento verbal entre unos y otros, ambas partes tratando de llevar a cabo su labor profesional, empezaban a elevar la tensión. Ignacio Aguado, a su llegada, trataba de llegar hasta la entrada del hospital sin hacer declaraciones, provocando una carrera de periodistas y, nuevamente, malas caras entre agentes y medios. Faltaba la presidenta regional, la más esperada por todos y la previsible protagonista del acto, y los humos ya estaban algo caldeados.

Pero para sorpresa de los allí presentes, la dirigente regional salía del interior del hospital y, tras acercarse a los medios de comunicación, los saludaba y volvía a las puertas del complejo hospitalario para recibir al resto de autoridades, sin hacer declaraciones. A partir de ese momento, solo el conjunto de personal del Gobierno regional y ciertos trabajadores del lugar tenían acceso tanto a ella como al resto de personalidades presentes, salvando algunas cámaras y fotógrafos encargados de llevar a cabo el pool para el resto de medios.

De hecho, la previsión contaba con una rueda de prensa de Isabel Díaz Ayuso ante los periodistas acreditados, pero finalmente esta era realizada por el consejero de Sanidad, el director general de Infraestructuras Sanitarias, Alejo Joaquín Miranda, y el coordinador general del Hospital Isabel Zendal, Fernando Prados. “Hemos querido dar un carácter técnico a esta rueda de prensa puesto que es el día de la inauguración del hospital y estaremos encantados de responder a sus preguntas”, ha dicho Escudero ante la queja del conjunto de periodistas después de que se anunciara que la presidenta no iba a comparecer.

Minutos antes, en una sala contigua al área habilitada para la prensa, el consejero, Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso realizaban una serie de discursos institucionales sin la presencia de ningún medio de comunicación. “Es un día para la esperanza”, indicaba la presidenta alegando que a partir de ahora «Madrid y toda España contarán con un centro hospitalario a nivel mundial». Como indicaba la mandataria, “los madrileños inauguran hoy con orgullo el Hospital Isabel Zendal, que es la representación del esfuerzo, la perseverancia y la lucha de una región contra el virus. Es el recordatorio de que cuando Madrid se marca un objetivo y trabaja con convicción, se pueden superar las metas más difíciles», subrayaba.

Sin apenas nuevas respuestas

No existen ni desviaciones ni existe un sobrecoste» en el Isabel Zendal, puesto que «el hospital va a costar exactamente lo mismo por lo que se ha contratado», indicaba Alejo Miranda a los periodistas al ser preguntado por el coste total de la infraestructura, cuyo proyecto inicial tenía un coste de 50 millones de euros y que ha costado alrededor de 100 millones de euros al haber aumentado la extensión de la superficie construida y haber introducido mejoras.

El responsable de infraestructuras sanitarias recalcaba que «la suma de todos los contratos que se han realizado, los trabajos que se han contratado a todas las empresas que han participado en este hospital, suman exactamente el importe total que ha costado el hospital». De esta manera, la duda sobre el precio final del hospital no quedaba resuelta, algo sobre lo que Miranda emplazaba a los medios de comunicación a esperar y los remitía a la publicación de la documentación en el Portal de Transparencia y de Contratación.

Según explicaba, el proyecto se ha realizado mediante un sistema de fast-track por el cual «se construye y se redacta el proyecto al mismo tiempo», lo que permite «una agilidad mucho mayor». Así, agregaba que “exactamente lo que los proyectistas han redactado en este proyecto, que será un proyecto público y que se podrá consultar, es exactamente lo mismo que se ha contratado a las constructoras y lo que vamos a abonar. Por lo tanto, no existe ninguna desviación ni ningún coste adicional a lo que nosotros hemos contratado».

En cuanto a las infraestructuras sin habilitar en algunos hospitales, el director general de Infraestructuras Sanitarias aseguraba que la Dirección General lleva dos años trabajando en un plan «que no se ha interrumpido porque se construya este hospital», y hacía hincapié en que se trata de “dos cosas diferentes” que “no interfieren unas en otras”.

«Este hospital es una inversión a más del plan de infraestructuras», destacaba, señalado además que las áreas cerradas en los hospitales Infanta Sofía e Infanta Leonor, «y alguno más, como el de Sureste o el Hospital de Coslada» tienen planteadas ampliaciones que han sido estudiadas y que «hace más de un año se han encargado los proyectos, se han presentado esos proyectos», y la Dirección General los está «supervisando» a la vez que está haciendo «la evaluación del impacto que tiene la obra».

«Por lo tanto, se va a ampliar el Infanta Sofía, se va a ampliar el Infanta Leonor, se van a ampliar todos esos hospitales según estaba previsto en el plan original de infraestructuras, que no se va a detener», aseguraba al tiempo que garantizaba que las inversiones previstas para los 34 hospitales públicos se van a realizar, «y además se ha realizado la inversión de este, no sustituye ninguna otra inversión».

Por otra parte, el consejero explicaba a los medios que “en los próximos días” se comenzarían a derivar hasta el lugar los primeros pacientes del nuevos hospital, que por ahora cuenta únicamente con 116 profesionales sanitarios –entre personal médico, de enfermería, fisioterapia, etc.-, todos ellos “voluntarios”. Ninguno de los tres comparecientes especificaba cuáles, cuántos ni desde dónde llegarían los nuevos pacientes, pero Escudero sí dejaba claro que el objetivo era otorgar “un pulmón asistencial” y “una bomba de oxígeno” para el personal de los hospitales regionales, un total de 34.

El consejero cifraba en 140 o 150 los enfermos que a diario ingresan en centros asistenciales madrileños a través de Urgencias, al tiempo que señalaba que serían estos los que “se irán derivando” al nuevo hospital. Prados señalaba que “a través del Summa 112 se irá trasladando a los pacientes que van a ingresar en esos hospitales, para liberar esas zonas, además de un hospital de apoyo este es un hospital monográfico y va a tener personal familiarizado con este tipo de pacientes”. Del mismo modo, Prados indicaba que se pondrá en marcha en los próximos días un “plan de acogida” y un “programa de formación” para los nuevos especialistas del Zendal, con el objetivo de que conozcan las instalaciones y el modo de trabajar en ellas.

Inauguración con manifestación

Mientras, un centenar de personas seguían congregadas al otro lado de la calle del nuevo Hospital Enfermera Isabel Zendal para mostrar su desacuerdo con la acción del gobierno regional sin contar con la falta de contratación y refuerzo de los hospitales madrileños. “Esto no es un hospital, esto es otro pelotazo de los habituales por parte de la Comunidad de Madrid”, indicaba Charo Alonso, delegada del sindicato MATS y trabajadora del servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Hacen edificios para beneficiar a sus amiguetes y en este preciso instante lo que necesitamos es inversión en Atención Primaria y en reforzar los hospitales que tienen las plantas vacías de personal”, indicaba a Madridiario. Asimismo, Alonso señalaba que “los hospitales de gestión mixta, que jamás han llegado a abrir algunas plantas, están ahí y solamente necesitan que se llenen del personal necesario”, indicaba antes de subrayar: “Necesitamos personal, no ladrillos”.

Asimismo, la portavoz de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública-Marea Blanca, Carmen Esbrí, aseguraba que el Gobierno regional está realizando una política «de ciencia ficción y de titulares, gastándose el dinero de los ciudadanos».

Por otra parte, a la concentración se unían representantes políticos de los Grupos Parlamentarios Más Madrid y Podemos, como Isa Serra, Vanessa Lillo y Pablo Gómez Perpinyá. Este último criticaba el «engaño» y la «campaña de marketing político» que supone esta inauguración, y aseguraba que se produjo lo mismo en Ifema cuando Ayuso «se puso a repartir bocadillos de calamares». «Parece que no ha aprendido la lección», lanzaba Perpinyá, que indicaba que “desde Más Madrid hemos querido estar con los profesionales sanitarios frente a lo que entendemos que no es un hospital sino que es una campaña de marketing político al servicio de la exaltación de la presidenta».

Por su parte, la portavoz de Unidas Podemos-IU en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra, criticaba el «engaño y el sinsentido» que supone la creación del Hospital Enfermera Isabel Zendal, señalando que el propio Gobierno regional había reconocido que «ya no es para pandemias, sino para evitar la presión hospitalaria en el conjunto de la Sanidad». «Es un hospital propaganda que ha generado presión a los trabajadores con condiciones laborales indignas, donde han fallecido dos trabajadores, y ayer mismo decían que no hay ni siquiera paredes, que parece un Ifema, y desde luego se parece más a un plato que a un hospital», decía.

La portavoz de Unidas Podemos-IU aseguraba que es un «negocio» para las constructoras y que tiene 50 millones de sobrecostes por lo que «en total parece que nos va a costar como poco 100 millones», al tiempo que hacía hincapié en que «no se están pagando las nóminas a los trabajadores de la Sanidad». «Esto tiene que ver con que sean los fondos buitres y las grandes empresas las que dirigen la política sanitaria de la Comunidad de Madrid», añadía.

Source link

Puede interesarte

Vacuna en una jeringa

Sanidad obliga a Madrid a suspender la entrega de la vacuna Covid

La Comunidad de Madrid se ve obligada a paralizar la campaña de vacunación de coronavirus ante la falta de dosis para las inyecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *